Reportaje
27/03/2019

Un dispositivo permite tuitear a personas con discapacidad grave desde su cerebro

  •  Campus de Valladolid
  •  Ingeniería y Arquitectura

Elena Tomé / UVadivulga

La Universidad de Valladolid desarrolla una interfaz que permite mejorar la calidad de vida de personas dependientes a través de la traducción de su actividad cerebral

Las personas con graves discapacidades tienen actualmente pocas posibilidades para utilizar las redes sociales. Para acercar estos sistemas de comunicación a este colectivo, un equipo de investigación de la Universidad de Valladolid (UVa) ha desarrollado una solución tecnológica. El proyecto, desarrollado por ingenieros de telecomunicación de la UVa y evaluado en el Centro de Referencia Estatal para la Discapacidad y Dependencia de León, consiste en un dispositivo que registra la actividad cerebral y manda la señal a un ordenador que la procesa y envía comandos de aplicación a través de Bluetooth al móvil.

A través de un gorro de goma con electrodos, se monitoriza de forma macroscópica la actividad de las neuronas en el cerebro, se identifican las intenciones del usuario y se transmiten al móvil. Con esta tecnología, se pretende mejorar la calidad de vida de las personas con dificultades motoras aportándoles autonomía a la hora de relacionarse a través de las redes sociales Twitter y Telegram.

A pesar de existir dispositivos similares, como los de control por voz, esta es la primera vez que se desarrolla un control móvil que transmite la señal directa del cerebro a la máquina. Esto permite que pueda ser empleado por pacientes con parálisis severas derivadas de enfermedades como la ELA, la esclerosis múltiple o la parálisis cerebral. El trabajo ha sido desarrollado por el Grupo de Ingeniería Biomédica de la UVa y publicado recientemente en la revista científica Expert Systems with Applications.

Interfaz desarrollada por el Grupo de Investigación Biomédica
© - Víctor Martínez Cagigal. Interfaz desarrollada por el Grupo de Investigación Biomédica

El dispositivo y su margen de error

Para transmitir la actividad cerebral, se envían al paciente estímulos visuales inesperados, con los que reacciona y se identifica qué comando quiere seleccionar el usuario. Para ello, tiene una pantalla con varias opciones de mensaje a las que mirar para recibir el flashazo.

En cuanto a su margen de error, más de un 70% de acierto es considerado un éxito en este tipo de tecnologías incipientes y se recomienda su uso. En este caso, en los estudios realizados se alcanzan valores de éxito del 92% para sujetos sanos y el 80,6% para personas con graves discapacidades motoras.

Hasta el momento el dispositivo se ha encontrado con dos problemas: el primero de ellos es que la señal no se puede mandar directamente al móvil, ya que no tiene suficiente capacidad para procesarla, y el segundo es que siempre se necesita una señal inalámbrica.

Persona con discapacidad física interacciona con el ordenador para mandar un mensaje
© - Víctor Martínez Cagigal. Persona con discapacidad física interacciona con el ordenador para mandar un mensaje

Transferencia del conocimiento

El investigador Víctor Martínez Cagigal indica que “a largo plazo se podría transferir este conocimiento al mercado. Sería imprescindible abaratar los costes del propio dispositivo”. El equipo de investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación a la que pertenece Martínez, se centra en el desarrollo del software.

De forma general, esta tecnología empleada ha sido desarrollada en los últimos veinte años. Actualmente, está siendo desarrollada por el sector automovilístico, que está interesado en los avances que podría acarrear a la conducción con, por ejemplo, una cinta que midiese el grado de somnolencia del conductor. 

Grupo de Investigación Biomédica

El equipo de ingenieros que están desarrollando este dispositivo, está compuesto por ingenieros de telecomunicaciones, informáticos y médicos entre los que encontramos neumólogos, psiquiatras y oftalmólogos que tienen gran experiencia en el campo biotecnológico debido a sus otras investigaciones en la apnea del sueño, el estudio y monitorización de enfermedades neurodegenerativas como la de Alzheimer y las migrañas y el estudio oftalmológico de la retinopatía diabética.

El gorro con electrodos monitoriza la actividad cerebral

Bibliografía

Víctor Martínez-Cagigal, Eduardo Santamaría-Vázquez, Javier Gomez-Pilar, Roberto Hornero. “Towards an accessible use of smartphone-based social networks through brain-computer interfaces”. Expert Systems with Applications Volume 120, 15 April 2019, Pages 155-166. http://doi.org/10.1016/j.eswa.2018.11.026